Falso reflejo

Capítulo 5

La oficina federal se encontraba a poco más de media hora a pie de casa de Lucas. El edificio, situado en la calle Kew Gardens, era el típico rascacielos norteamericano. Infinidad de pisos llenos de personas trabajando sin descanso.

Las oficinas centrales del FBI están ubicadas en el distrito de Columbia. Hay más de cincuenta oficinas locales ubicadas en las principales ciudades de los Estados Unidos, así como más de cuatrocientos organismos residentes en pequeñas ciudades y pueblos en toda la nación, aparte, las más de cincuenta oficinas internacionales, llamadas diplomancias legales, en embajadas de Estados Unidos en varios países.

Por tanto, Lucas se encontraba en una de las oficinas locales, donde entrenaba, y se preparaba para su trabajo que comenzaría en dos días. 
Por lo poco que tenía permitido ver, le resultaba un trabajo agotador; los agentes que allí trabajaban iban y venían, imbestigaban asesinatos y robos... Pero sobre todo, el factor que en esos momentos más unía a cada uno de aquellos agentes, era pronunciar el nombre de Baltazar Ivanov. Solo menos de una decena de personas conocían la misión que tenía pendiente, pero estaba claro que aquel criminal estaba en la cuidad, y por mucho que lo deseaban no podían arrestarlo por qué nunca conseguian una prueba.

El agente Arrow se encontraba en la entrada, fumando un cigarrillo mientras miraba al horizonte. Trucos expresión seria e imponente había desaparecido, en su lugar ante sus ojos había un hombre apagado, cuyos recuerdos parecian atormentarlo más allá de la comprensión del joven.

- Buenos días.- Saludó por cortesía Lucas, aunque seguía sin ser capaz de seguir viendo a aquel hombre como una buena persona.

- Lucas, espera.- Suplicó mientras el joven abría la puerta de cristal.- Necesito hablar contigo.

No le apetecía tener una conversación con aquél hombre, debía empezar su nueva rutina de entrenamiento, aunque quería dejar de ser dependiente de ellas, no podía evitar ponerse nervioso si su horario se veía alterado.

- Sabes que tengo mucho que hacer.

- Solo serán cinco minutos. Por favor.

Decidió aceptar de mala gana, pero no hablaría con él acaso que fuera estrictamente necesario.

Se alejaron del edificio y entraron a un pequeño café situado a un par de calles. Jake pidió un café solo y, al ver que Lucas no quería nada, se sentaron en una mesa cubierta de un mantel de papel y un servilletero medio vacío, junto al enorme escaparate que les dejaba ver la calle.

- La última vez que estuve en ese café, fue hace nueve años. Justo en aquella mesa de allí.- dijo señalando una pequeña mesa cerca de los baños.- Vine con mi esposa para planear la misión.

Lucas pensaba en silencio tras oír aquello, se sabe que el FBI no puede ir contando su trabajo con nadie, pues siempre es confidencial. Acaso, claro, que ella también fuera agente.

- ¿ La misión era para los dos ?. La única respuesta que veo a tus palabras es que trabajarán juntos.

Jake le dio un buen sorbo a su café, miró por la ventana y comenzó a hablar mientras unos niños corrían calle abajo para no llegar tarde a la escuela.

- Ella fue la mejor agente que el cuerpo federal ha tenido en muchos años. Trabajaba como agente de narcóticos, deteniendo camellos e infiltrándose en los cárteles para desmantelarlo desde dentro. Después de eso, pasó a formar parte de un cuerpo de élite secreto, donde realizaban las misiones más peligrosas que pudieran aparecer, como terrorismo, por ejemplo. En ese mismo cuerpo especial, entré yo para ser el apoyo entre ellos y la base central. La conocí allí, y nos acabamos enamorando.

Tras una pausa necesaria para controlar su estado de voz, continuó su relato comenzando en aquella mañana de septiembre, hacia nueve años.

..... ..............

La puerta de la cafetería se abrió, sacando a aquel hombre de la fuerte lluvia que caía sobre la ciudad. Jake Arrow, un hombre de veintiocho años de edad, cuerpo atlético y un cabello alborotado, buscaba con la vista a la mujer de sus sueños, a aquella que dos meses antes había aceptado casarse con él, y sin ningún reparo, lo hicieron una noche de luna llena, en una pequeña capilla. No hubo invitados, ni banquete, pues dado sus trabajos, cuanto menos tiempo y menos personas hubieran a su alrededor, más se aseguraban de que nadie saliera herido por causa de algún criminal que fuera tras ellos.

Una hermosa mujer de cabello castaño, piel blanquecina y ojos verdes esperaba sentada en la única mesa libre de aquél local. Vestía un largo vestido azul, con la espalda descubierta y un escote que partiría más de un cuello, y, Jake Arrow, vistiendo un simple traje gris, se sentó a su lado.

- Siento mucho el retraso, cielo.- Dijo mientras llamaba a la camarera con un gesto de mano.- Tuve que terminar un informe para los de arriba.

- Ya te dije que no me llames así en público, nunca sabemos quién puede estar escuchando.- Miraba a todas partes mientras hablaban. Su desconfianza hacia todo lo que le rodeaba la había mantenido viva todos esos años, en un trabajo como el suyo, que la persona equivocada te vea en el lugar menos esperado podría significar morir, o ser descubierto en el mejor de los casos.

- Lo lamento Valentina. Los jefes me dijeron que tenías información que darme sobre la misión actual.

El agente Arrow, llevaba varias semanas fingiendo ser un simple matón de poca monta, esperando que su presa picara el anzuelo y le acogiera en su banda. Sólo salía de aquellas calles de mala muerte para entregar los informes periódicos a sus jefes, y de vez en cuando, quedaba con su esposa para ponerse al día rápidamente.

- Sigo pensando que ha sido mala idea. El equipo lo forman seis personas, no sólo tú.

- Sería sospechoso, además esta misión no tiene ninguna complicación. Son solo matones que se creen los dueños de las calles, pero son tan idiotas como para pasearse a cara descubierta y atracar cualquier negocio. Gracias a eso, y a mi identificación, ya detuvimos a seis. Solo queda que el jefe se fije en mi, y pueda demostrar sus delitos.



Jonathan Torres

#2158 en Otros
#333 en Acción
#800 en Thriller
#317 en Suspenso

En el texto hay: suspense, infiltrado, mafia

Editado: 27.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar