Fuera de la Friendzone.

Capítulo 08 | Partido.

AUTUMN

21 de septiembre del 2018

Recostada sobre una esquina de las gradas del campo de fútbol americano, observaba a mis amigas practicar. Samantha y Mackenzie eran alzadas por un grupo de chicos, mientras que Madison hacía piruetas en el suelo. Estaban agregando nuevos movimientos y puliendo los que antes no lograban hacerlos a la perfección. Entrenaban muy duro.

Hoy comenzaba la temporada de deportes y los jaguares estaban listos para enfrentarse contra las panteras.

Por la tarde se comenzaría a jugar el partido de baseball, en el cual Connor era el capitán. No lo había visto en todo el día, pero sabía que se encontraba practicando junto con su equipo. El equipo de las panteras siempre había sido el rival más difícil para la escuela y ahora nos tocaba competir contra ellos en el primer partido.

Asombroso.

En la noche se jugaría el partido de basketball. Las panteras pertenecían a una escuela similar a la nuestra, que poseía más de un deporte para competir, y por ello el día de hoy y mañana los partidos serían contra ellos.

Para finalizar, mañana el equipo de fútbol americano se enfrentaría contra las panteras. Jessy era el capitán y al enterarse contra quien jugarían su malhumor se había hecho presente toda la semana, debido a eso no había tenido tiempo de hablar con él.

Desde mi posición podía ver perfectamente como Alana coqueteaba abiertamente con Ryan, ni siquiera intentaba ser discreta, ella quería que todos vieran quien era su nuevo amiguito. Estos dos habían sido vistos muy juntos durante la semana, los rumores sobre una posible relación no se habían hecho esperar.

Todo eso me daba igual.

Mantenía mi promesa de estar lejos de Ryan y hasta ahora la estaba cumpliendo.

Desearía tanto poder estar en el equipo de las porristas, pero aún no me sentía lista. Ser una animadora implica tener fuerza física, estar con la energía para realizar los saltos acrobáticos y las volteretas. El accidente me había dejado lesiones y pese a que ya me sentía recuperada, debía comenzar a ejercitarme para recuperar la fuerza, agilidad y flexibidad que necesitaba para ser porrista.

Si lograba recuperar todo eso, pronto podría estar lista para volver al equipo. De todas formas, mi lugar seguía ahí y nadie me lo iba a arrebatar.

Madison fue lanzada por los aires y atrapada limpiamente. Me sentía feliz por el equipo, estaban haciéndolo muy bien y estaba segura que hoy demostrarían lo buenos que eran. Terminaron la rutina y al instante se acercaron hacia Alana, rodeándola mientras conversaban entre ellos.

Sospechoso.

—Escuché por ahí que eras porrista —escuché la voz varonil de Ryan.

¿Por qué siempre se aparecía?

—Lo soy.

— ¿Entonces por qué no estás entrenando con ellas? —señaló al grupo donde Alana parecía dar órdenes—. ¿Es por el accidente que tuviste?

Me crucé de brazos y lo miré sin interés. ¿A él que le importaba si estaba o no entrenando?

— ¿Alana te pidió que vinieras a buscarme? —cuestioné arisca—. ¿Te pidió que me preguntaras si volvería al equipo?

—No entiendo.

—Te pidió que me sacaras información —lo acusé—. No sería la primera vez que lo intenta.

— ¿Qué? —Ryan estaba confundido—. Ella no me ha pedido nada.

—No te creo —sentencié.

— ¿Por qué haría algo como eso?

—Porque es Alana —dije obvia, pero el seguía sin comprender— y tú eres su nuevo amiguito.

— ¿Amiguito? —repitió—. Yo no soy su "amiguito".

—Te he visto muy cerca de ella —mencioné y eso pareció interesarle al individuo—. Si Alana no te ha pedido nada, pronto lo hará. Ella es así, usa a los chicos para obtener lo que quiere.

— ¿Así que me has estado observando? —cuestionó con voz pícara. Rodeé los ojos, ignorando su pregunta—. ¿Y si te digo que yo la estoy usando?

— ¿Estás usando a Alana? —Ryan se encogió de hombro—. De todas formas no me importa lo que hagas y si te llega a pedir que averigües sobre lo que haré, pues le puedes decir que no estoy fuera del equipo y que pronto volveré. ¿De acuerdo?

—Jamás le diría a Alana algo sobre ti solo para perjudicarte —afirmó—. Me duele que pienses así de mí, Summer —dramatizó.

—No confío en ti.

Él se llevó una mano al pecho y fingió que le disparaban en ese lugar.

—Me lastiman tus palabras —dijo, fingiendo tristeza—. Solo estoy cerca de Alana porque resulta que conoce a tu amiguito mucho más de lo que yo creía.

¿Él se refería a Kyle?

— ¿Kyle? —Ryan asintió—. Él no es mi amiguito, es mi mejor amigo.

Observé la burla en su rostro.

Maldita sea la hora en la que descubrió que me gustaba Kyle.

¿Por qué había sido tan tonta de aceptárselo?

—Mejor amigo —relamió sus labios, como si le gustaran aquellas palabras. Idiota—. Si tú me dijeras algo a lo que él es alérgico o a qué le teme, yo me alejaría de inmediato de Alana.

¿Así que esa era la razón por la cual se acercaba a Alana?

Bah, no me interesaba.

—Jamás te diría algo como eso, Kyle es mi mejor amigo y no pondría su...

—Bla bla bla —me interrumpió—. Kyle es mi mejor amigo. Kyle es el mejor. Kyle es un excelente alumno. Kyle. Kyle. Kyle. ¿Las personas no se cansan de alabar a ese idiota? Estoy harto de escuchar hablar sobre él.

— ¿Estás celoso de Kyle? —Alcé una ceja, interesada por la nueva actitud que había tomado—. No te sientas mal por tener celos, es normal que te sientas así. Es que Kyle es tan...

—No quiero escucharte hablar sobre ese idiota —me detuvo.

—Entonces me iré.

Había estado conversando con Ryan cuando en realidad debía mantenerme alejada de él. Afortunadamente desde donde nos encontrábamos nadie podía notar nuestra presencia y Kyle no se enteraría de que estuve cerca de Ryan. Estaba rompiendo una promesa y yo jamás he roto una promesa.



xaerndax

#3178 en Novela romántica
#829 en Joven Adulto

En el texto hay: amorodio, friendzone, novela juveil

Editado: 25.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar