Fuera de la Friendzone.

Capítulo 30 | Conversaciones.

KYLE

Tras escuchar lo sucedido hace unos minutos, Connor bebió un largo trago de su bebida mientras que Jessy se cruzó de brazos y recostó su espalda en la silla.

Autumn no necesitó contarme nada, lo había escuchado todo.

Planeaba acercarme y preguntarle por lo que estaba ocurriendo, pero escuchar lo que ella había descubierto hizo que me quedara en mi lugar a esperar que termine de hablar con Ryan, de esa forma sus dudas serían resueltas. No pensé que él fuera a ser más idiota de lo que ya era e intentara lastimarla con sus palabras.

Sabía que el impulso de Autumn de llevarla hacia Ryan era por la necesidad y curiosidad de saber por qué se lo había ocultado. Jamás se me pasó por la cabeza que él estuviera involucrado en el accidente de Autumn, aún más, que fuera a quien ella chocó. Sin embargo, ahora logro comprender la razón por la cual se encontraba en el hospital el día que ella despertó.

Aún recordaba las palabras de ese infeliz, el motivo que lo llevó a acercarse a ella y lo que quiso conseguir.

Quería golpearlo.

—La violencia no resuelve nada —dijo Connor, señalando mis muños sobre la mesa—. Ni lo pienses, Kyle. Las clases están por terminar, Autumn y tú tendrán una perfecta barbacoa en familia y golpear a Ryan podría traerte problemas. No lo hagas.

—Puedo hacerlo yo, llevo días queriendo golpearlo —habló Jessy, remangándose la camisa—. Está intentando quitarme mi puesto en el equipo y no lo permitiré.

— ¿Y arruinar tu traje? —replicó Connor, señalando el atuendo de Jessy—. Tu padre te mataría.

Jessy bufó.

—No imagino como debe sentirse Autumn, enterarse que estuvo todo este tiempo junto a la persona que chocó y que además intentó...

—Debo irme.

—Aún faltan diez minutos para que las clases terminen, no seas estúpido.

—Gracias por la preocupación, Connor, pero tengo todo bajo control —me levanté del asiento y caminé hacia la salida del comedor. Agradecía continuar con descanso médico pues podía saltarme las clases de educación física.

—Golpéalo por mí, amigo —Jessy alzó el puño como muestra de aliento, pero recibió un golpe por parte de Connor.

Me alejé del lugar en busca de mi objetivo.

Maldecía la hora en la que ese sujeto apareció, pero sobre todo, detestaba que haya querido dañar a Autumn.

Lo encontré caminando hacia su casillero, acompañado de sus dos amigos y hablándoles con una sonrisa en el rostro.

Lo pensé, claro que lo hice.

Cuando mi puño impactó en su rostro sabía en lo que me estaba metiendo.

— ¡¿Qué mierda?! —vociferó, con una mano en su ojo y siendo retenido por Jacob, aunque no lo suficiente ya que logró soltarse y ni con la ayuda de Trevor lograron sostenerlo.

Él quiso devolverme el golpe, pero fui rápido al esquivarlo.

—Te dije que no te metieras con ella.

—Y yo te dije que sería ella quien elegiría —bramó, apuntándome con su dedo.

Sonreí arrogante recordando nuestra apuesta.

—Perdiste, Autumn me eligió a mí —Jacob y Trevor se miraron entre ellos, desconcertados—. Aceptaste la apuesta, ahora debes afrontar la derrota y no volverte a acercar a ella.

Ryan se quedó mudo, mirándome con ira.

—Fuiste muy ingenuo al creer que ella podría elegirte a ti —solté, notando como sus amigos poco a poco volvían a tratar de sujetarlo, pero fallaban—. Te lo dije, sin importar qué o quién, Autumn me preferiría a mí.

—Jodido ca...

—Ahora que lo pienso, ya no importa si cumples o no lo acordado, con todo lo que le dijiste hoy estoy seguro de que no querrá volver a tenerte cerca.

—Si te preocupa, significa que no está del todo segura de su decisión —me retó. Su mirada desafiante y sus burlonas palabras no me vencerían.

Moví mi mano, comenzando a sentir pinchazos en ella. ¿Acaso el rostro del idiota era de acero?

—Claro que me preocupa, pero no su decisión, sino Autumn —le especifiqué, contemplando el cambio en su rostro y su mano alzada a punto de golpearme—. ¿Sabes lo que le costó comprender que no era una mala persona por causar un accidente? Por supuesto que no.

—Tú no...

—Sé que sabes sobre su niñez, todo lo que vivió y cuán difícil fue para ella superarlo. Cuando salió del hospital preguntó por la persona que lastimó, quería disculparse y de esa forma perdonarse a si misma, pero su madre le dijo que esa persona prefería no decirle su nombre —Ryan bajó el puño, pero continuó alerta—. Ella llegó a creer que no merecía nada de lo que tenía porque había herido a alguien, sin embargo, esa persona no poseía ni la cuarta parte de las lesiones que Autumn sí. No necesitó decírmelo para saber que no se sentía augusto con ella ni su cuerpo, ocultaba sus brazos detrás de chaquetas o blusas con mangas. Fueron años los que le tomó ganar confianza y sentirse bien con ella, pero tras el accidente pareció haber retrocedido y regresado a lo mismo.

» ¡Joder, lo acepto! La ayudaste, hiciste que viera que es perfecta tal cual es, pero la lastimaste con tu engaño. Quizás tú no podías verla como una amiga, pero ella a ti sí y confió en ti como nunca lo había hecho con alguien más, a parte de mí o Madison. ¿Por qué no se lo dijiste? Ella no se hubiera torturado por semanas si le hubieses dicho la verdad, pero pensaste en ti, no querías que se aleje o se acercara por pena. Solo te importó lo que tú sentías. ¿Y lo de hoy? Tú y nadie más acabó con ese aprecio que ella tenía hacia ti y me alegra que haya visto la clase de persona que eras. Un completo hijo de...

Llevé una mano a mi mejilla sintiéndola palpitar.

Mierda.

No me contuve, así que le devolví el golpe.

Retuve el aire cuando mi espalda chocó contra los casilleros y el puño de Ryan se estrelló contra mis costillas. Expulsé lo retenido cuando se alejó y aproveché ese momento para sujetarlo del cuello y lanzarlo al suelo. Mis lesiones comenzaron a doler y pensé en el rostro de mi madre al verme herido.



xaerndax

#3167 en Novela romántica
#821 en Joven Adulto

En el texto hay: amorodio, friendzone, novela juveil

Editado: 25.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar