Katawa Shoujo: Verano en Escocia

Acto II. Otro paso

Mi clase había terminado, y como era la última, tenía todo el resto del día libre.
Esperando a Lilly a que termine con sus clases, me puse a leer uno de los libros que suelo llevar conmigo para pasar el tiempo.
Cuando estoy cambiando de página, mis oídos captan el inconfundible sonido de un bastón golpeando sobre las lozas del pasillo. 
—Hisao se que estas aqui, puedo oler el perfume que te di en tu cumpleaños— decía caminando hacia mi dirección con una sonrisa. –Asi es aqui estoy ¿Que querías decirme?— sonreí notando como la cara de Lilly tenía una mueca de incomodidad.  —¿Podriamos ir a un lugar más privado?— solamente asentí para levantarme, permitiendo que tome mi brazo y dar marcha hacia el viejo salón donde solíamos tomar el té junto con Hanako.

La nostalgia invadió mi ser apenas pusimos pie en el lugar. Pude ver la misma sensación reflejada en el rostro de Lilly, con una expresión un tanto triste. 
—Ha pasado tanto desde que los tres nos sentamos y disfrutamos de un té aquí..— dijo Lilly con una notable nostalgia en su rostro.
—Es cierto— dije —pero debes alegrarte de Hanako ahora— puse una mano en su hombro para calmarla.

Hanako siguió con el club de periodismo y con el paso del tiempo fue perdiendo toda timidez y temor, hasta el punto que hoy en día se desempeña en un cargo importante, como lo es la gerencia de uno de los periódicos más importantes de la ciudad.
Lamentablemente la agenda de una periodista, es mucho más atareada a comparación con la de un maestro. Sin embargo, Lilly y Hanako mantienen comunicación mediante llamadas cada cierto tiempo, o sino, ella me envía emails, los cuales leo para Lilly y transcribo su respuesta.
La última vez que pudimos ver a Hanako fue en una pequeña celebración por mí cumpleaños. No fue la gran cosa, de hecho, fue como las fiestas de té que solíamos tener en Yamaku.
Tanto yo como Lilly estamos felices de que Hanako siga siendo la gran amiga de siempre, a pesar de su nueva vida.

—Uhm Hisao?— la voz de Lilly me saca de mis pensamientos.   —¿Serias tan amable de alcanzarme el té?— me decía con una sonrisa. Evidentemente quería revivir en parte esos viejos momentos, por lo que sin dudarlo, busqué hasta encontrar el té francés de vainilla, su favorito, y lo preparamos en la tetera, para posteriormente ser servido en dos elegantes tazas de porcelana.

—Supongo que ahora puedes decirme lo que querías no..?—dije llevando mi taza a mis labios, para dar un sorbo.
Lilly hizo una pausa y junto las puntas de sus dedos aclarando su garganta. —Bueno... hoy temprano llamo Akira— dijo con una sonrisa.
—La recuerdo— asentí sonriente. Akira, hermana de Lilly había ido a Escocia a trabajar en la sede central de la compañía de su familia. Al igual que con Hanako, el contacto que teníamos con ella era escaso, pero no del todo. Solía llamar para nuestros cumpleaños y demás fechas importantes.
—Bien, ella tuvo la idea de que tú y yo podríamos ir en el verano— dijo con un leve rubor en sus mejillas, mientras juntaba sus manos. 
—Claro, me gustaría salir un poco fuera de la ciudad, y más viajar a otro continente!— el entusiasmo era notorio. Era cierto estos días eran los últimos antes de las vacaciones de verano, y nunca tuvimos la chance de salir de la ciudad para descansar. Estoy ansioso por un cambio de aires.
—Pero..— la dulce voz de Lilly titubea, sacándome de mis pensamientos. —N-no es solo por eso.. sino que mis padres, también quieren conocerte— las cejas de Lilly se arquearon hacia los lados con una mueca de preocupación, pero sin dejar de sonreír.
Me puse a pensar, y cai en la conclusión que en todo este tiempo no he conocido a la familia de Lilly, lo más cercano a eso fue Akira. Incluso ella tuvo la oportunidad de conocer a mis padres cuando tuve ese ataque en el aeropuerto.
Pude sentir como cada músculo de mi cuerpo se tenso en un milisegundo y mi cara reflejaba un gran nerviosismo, en ese momento agradecía que Lilly no pudiera verme.
—Hisao ¿Sigues ahí?— la voz de Lilly me regresa a la realidad, quizás permanecí callado más tiempo de lo que creí.
—S-si, lo siento es solo que me tomaste desprevenido con eso— dije, mientras daba otro sorbo a mi té.
La cara de Lilly mostró una leve preocupación —Si no te gusta la idea puedo decirles..— dijo con un tono más bajo. —No!— mi respuesta casi la hace saltar de su asiento. —Creo que es una gran oportunidad para que me conozcan y vean soy un buen hombre para su hija—. 
Mi comentario causó un rubor acompañado con una sonrisa, mientras llevaba una de sus manos sobre su ruborizada mejilla. —Eres todo un caballero Hisao— suspiró —entonces si estás de acuerdo le avisaré a Akira para sacar los pasajes— finalizó su frase con una gran sonrisa.

Cuando la hora del té finalizó, despedí a Lilly, quien tenía su última clase del día y pude quedarme a solas con mis pensamientos.
Esto significaba dar un gran paso en nuestra relación, es decir, el conocer a sus padres podría marcar un antes y un después en lo nuestro. 
Las primeras impresiones son las más importantes para los padres de tu pareja, además mi inglés no es tan bueno como para comunicarme fluidamente. Tendré que pedirle a Lilly que me ayude a pulirlo antes de que viajemos. ¿Les llevo regalos?¿Debería ir de traje?

Una gran palmada en mi espalda casi provoca que mi cara se estrelle contra la mesa.
—Como estás Hombre!?— voltee y pude ver gafas exageradamente gruesas, imposible no reconocerlas. —Hola Kenji— dije con una mueca de fastidio por la palmada.
Sin siquiera pedir permiso se sentó a mi lado. El tiempo no hizo grandes cambios en su apariencia, quizá su pelo un poco más arreglado y camisa con corbata, que evidentemente, no iban a juego. 
No encuentro explicación lógica, pero Kenji había conseguido una esposa y ya tenía una hija, sin mencionar que también se desempañaba como tutor para algunos alumnos en Yamaku.
—Te veo desanimado ¿Sucede algo?— poniéndose a centímetros, seguro para verme bien. —No.. Bueno si..— suspiré —Lilly quiere que vaya a conocer a su familia y claro acepte—.
 La cara de Kenji cambio con una expresión analítica y preocupada —parte del plan..— susurro         —planea llevarte hasta el origen de todo para poder aprender lo necesario de los hombres y comenzar su revolucion—.
—¿Pero tú no estás casado?— exclamé —Es una estrategia amigo, logré infiltrarme en su sistema y seducir a una de las suyas— dijo con una sonrisa presumida. —De cualquier manera, te sugiero que vayas y logres recolectar toda la información necesaria para contratacar— poniendo una mano en mi hombro —Contamos contigo—.



Richard C

#781 en Fanfic
#2025 en Otros
#430 en Humor

En el texto hay: comedia, amor, reencuentros

Editado: 04.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar