Los secretos de Lola, segunda parte

Capitulo 20

Los secretos de Lola segunda parte 💋

Capítulo 20💋

Malas decisiones.


Seguía muy agobiada por todo lo que ha sucedido en estos últimos días, salía de clases con Ilse, alguien me esperaba, nunca imaginé verlo aquí.

—Ilse: Ya viste quien está allá.

— Lola: Sí, que pasaría.

—Ilse: Pues vamos averiguarlo—Llegamos, saludé, el respondió muy normal, me abrazó me dió un beso en la mejilla.

—Felipe: ¿ Cómo estás Lolita?  

—Lola: Que sorpresa ¿A caso tú no me odias como todos? 

—Felipe: No digas tonterías, podemos hablar, es importante te invito a un helado.

—Lola: Ok, vamos.

Me despedí de Ilse, me subí a su coche, llegamos al centro comercial pedimos dos helados grandes, más bien el pidió por mi.

—Felipe: ¡Tu favorito! 

—Lola: Así es, me imagino que no viniste solo a invitarme un helado.

—Felipe: Eh calma baja la guardia vengo en son de paz.

—Lola: Mis tíos me odian, me imagino que tú también, por todo lo que pasó — Bajé la mirada, él puso su mano sobre la mía.

—Felipe:  Yo se lo importante qué eras para mi hermano— Sus palabras me dejaron fría.

—Lola: ¿Cómo?  Tu sabias de nuestra relación.

— Felipe: Para nadie es un secreto que Manuel y yo no éramos los mejores hermanos del mundo, pero cuando terminó con Alana se veía diferente, sus ojos tenían un brillo único, sonreía mucho más, un día le pregunté ¿ Felíz por tu soltería?  él me dijo estoy enamorado de la niña más bonita, mi ojitos de gato, le dije cuando la conoceremos, él me decía pronto, porque con esa mujer me caso, es la dueña de mi vida, yo tenía la duda, pero en el fondo imaginaba que eras tú, por la forma en la que se miraban cuando estaban juntos, pues últimamente él viajaba mucho, cuando ustedes estaban cerca los observaba, mi hermano babeaba por ti. Comprobé mis sospechas cuando mi hermano nos dejó, al ver tu dolor, sé que te amó con el alma, y tú a él, también tenía la sospecha de que Manuelito llevaba su sangre, no sabes la emoción qué me da al saber que si era verdad, él se fue pero nos dejó algo suyo.

— Lola: Me dejas sin palabras, yo amaba en realidad a Manuel, daba mi vida por él, jamás jugué con ninguno de los dos.

—Felipe: Eso lo sé, yo sé qué amabas a mi hermano, tanto como el a ti, por eso no me parece justo lo que quieren hacer mis papás.

—Lola: Me odian, sé que me equivoqué, estoy pagando las consecuencias, pero te juro que me daba miedo, enfrentar todo esto.

—Felipe: No Lolita, ellos no te odian, solo están muy dolidos, más por la manera en que se enteraron de las cosas, sobre todo al enterarse que mi hermano nos dejó un pedacito de él, solo hay que darles tiempo. 

— Lola: ¿ Me quitaran el niño verdad?   Tu papá  me lo dijo, además me culpan de la muerte de Manual, eso sí que me duele.

—Felipe: Mis padres están equivocados, se dejan llevar por el dolor y no miden sus actos y sus palabras, yo hablaré con ellos, te ayudaré, Manuelito debe crecer al lado de su mamá, yo sé que como lo venias haciendo todo este tiempo el niño estará cerca de nosotros, solo hay que darles tiempo para que asimilen y procesen la información. 

— Lola: Mentras harán todo por alejar a mi niño de mí, me muero si eso pasa, tal vez no sea la mejor madre del mundo, pero trato de ser la mejor para él.

—Felipe: Eso no tienes que decirlo yo lo sé, te juro que haré todo para ayudarte, hablaré con mis papás  trataré de hacerlos entrar en razón.

— Lola:  Te lo agradezco tanto me das una luz de esperanza.

—Felipe: Es lo justo, estoy seguro que mi hermano no le gustaría verte sufrir, no debe estar nada felíz donde quiera que este con lo que intentan hacer mis padres, haré todo por hacerlos entrar en razón.

Hablamos largo rato, alimentaba una ilusión de que Felipe lograra hacerlos desistir de la idea, al menos sabía que podía contar con ellos, porque Martín también me apoyaba, regresé a mi casa, recogí algunas cosas, organice a Manuelito, pasé por Ilse luego nos fuimos a casa de Leila, pasaríamos la noche en su casa, ya que Andrés tenía que viajar, nosotros le haremos compañía. Platicábamos, les conté lo que hable con Felipe, ellas estaban platicando mientras yo miraba atenta el celular. 

—  Ilse:  Eh Lola estás en las nubes.

— Lola: ¿Que decían?  

—Leila: Esperas una llamada o algo así, no has dejado de mirar el celular— La verdad si me parecía extraño, todas las noches Juanse insistía con un mensaje o una llamada hoy mi celular no ha sonado.

— Ilse: Eso es porque Juanse hoy no le ha enviado nada 

—Lola: La verdad si me parece extraño, que aún no llame o escriba.

—Leila: Hermana no crees que eres un poco injusta con él, ese hombre muere por ti.

—Lola: Cometió un error en hablar con esa bruja de nuestras vidas.

— Ilse: Amiga en verdad crees que él lo hizo.

— Leila: Juanse te ha demostrado que daría la vida por ti, no creo que él lo hiciera, y si esa mujer los escuchó hablar.

— Lola: Siempre hemos sido muy cuidadosos cuando hablamos del tema, en la universidad nunca lo hicimos, solo en el parque— Me quedé en silencio recordando, el ruido aquel, y si mi hermana tiene razón, esa mujer nos escuchó para fastidiarme inventó que fue Juanse.

— Leila:  Tú más que nadie conoces a Juanse, habla con él, dale el beneficio de la duda.


—Ilse: Leila tiene razón, ponte a pensar esa mujer pudo manipularlo todo como lo hizo contigo ¿recuerdas?  

Tal vez ellas tienen razón, debería hablar con Juanse, si lo que sospechamos es verdad no le dejaré el camino libre a esa estúpida, mañana lo buscaré y hablaré con él.  



____narra Juanse____ 

Salí a casa de Carla, estaba decidido hacer que hablara con la verdad, llegué toque a su puerta.

— Carla: ¡ Hola bebe!  Que puntual 

—Juanse: Mi nombre es Juan Sebastián no lo olvides.

— Carla: Ah que humor el tuyo, pasa.

—Juanse: Aquí estoy, bien dejémonos de rodeos ¿Qué quieres?  

—Carla: Cual es el miedo, pasa hablamos como personas civilizadas— Acepté entrar, ese sería el peor error de mi vida, del cual me arrepentiría siempre— siéntate, quieres una cerveza.

— Juanse: ¡ No quiero nada! 

— Carla: Por favor, sé que cometí un error, me dejé llevar por los celos, fui impulsiva estoy arrepentida.  

—Juanse: Como creerte después de todo lo que has hecho.

—Carla: No te culpo, tienes toda la razón en desconfiar  por todo lo que hice, por eso quería hablar contigo, estoy arrepentida no debí dejarme llevar por la ira, ya entendí que tu jamás podrás verme con otros ojos, aunque me duele lo entiendo, solo quiero pedirte perdón por el daño que les ocasione.

—Juanse: Digamos que te creo, demuéstralo mañana hablaras con Lola le dirás la verdad, le dirás como fue que te enteraste.

—Carla: Éso no importa, está bien mañana hablaré con Lola — Trajo dos copas de vino, me entregó una.

—Juanse: Sabes que no tomo, me voy.

—Carla: Solo sellemos nuestro acuerdo ¿ acaso aun no me crees?  

—Juanse:  Está bien, espero que no te vuelvas a meter en nuestras vidas— Tomé la copa le di un pequeño sorbo.

—Carla: Ya entendí que eres prohibido, tu corazón tiene dueña, es ella, yo no tendré un lugar solo el de una amiga, ese fue mi error pensar que lograrías amarme— Ella seguía  hablando, de repente  empecé a sentirme  mareado, todo me daba vueltas, no entendía que me pasaba— ¿Juanse pasa algo?  

— Juanse: Nada, mejor me voy.

— Carla: Ok, como digas 


___narra Lola____ 


Me levanté temprano tomé mi celular, pero no había ningún mensaje de él, la última vez que se conectó fue el día anterior a las 4 de la tarde, me pareció muy extraño, se cansaría de insistir, será que me equivoqué al no creerle. Estábamos desayunando cuando sonó mi teléfono, era una WhatsApp que raro ese número no lo tengo registrado, abrí el mensaje, no podían creer lo que mis ojos veían, una nube opaco mis ojos, sentí como si clavaran una daga en mi corazón, estaba en shock! Sentí que el aire me faltaba las lágrimas salían de mi sin control, solté el vaso de jugo que se estrelló contra el piso, hizo que Leila e Ilse corrieran a mi.

— Leila: ¿Hermana que pasa?  estas pálida.

—Ilse: ¿ Lola por qué  lloras habla?  

Las palabras no me salían, no podía creerlo aún, porque la vida se ensañaba conmigo de esa manera, que hice yo para merecer esto que me pasaba. Las manos me temblaban, sentía que mis pulmones no recibían suficiente oxígeno, me dificultaba respirar, me ahoga con el llanto, ahora si sentí que todo a mí alrededor se derrumbaba , mi vida perfecta desapareció.

—Leila: ¡LOLA!  Por dios que pasa.

— Ilse: Es una crisis verdad, mira no puede respirar que hacemos— Podía ver la angustia de sus rostros,  acariciando mi rostro, yo sentía que todo a mí alrededor se detenía— ella se puso así después del mensaje que le llegó. 

—Leila: No entiendo, que pasaría— Ilse tomó el celular, revisó los mensajes cuando vio lo mismo que vi yo, miró a Leila abrió sus ojos con gran asombro.  

—Ilse: No puedo creerlo, esto tiene que ser una broma— Leila le quitó el teléfono, se sorprendió aún más que Ilse.  

— Leila: ¡ No puede ser! 

Seguía llorando, hasta que mis pulmones dejaron de recibir oxigeno me desmaye. Me imagino que todo era caos, en ese momento yo solo quería salir de mi realidad, de esa cruel realidad que partió mi corazón en pedazos. Ese mensaje cambió todo, acabó con todo, algo que decía así 

“Le dió tan duro tu desprecio que corrió a mis brazos, yo felíz de consentirlo y amarlo, ahora entiendo porqué estabas tan enamorada, ese hombre hace el amor como los dioses ” 

Unas fotos, donde estaba Juanse acostado en su cama, tapado con una sábana y él  torso desnudo, ella desnuda a su lado, abrazándolo. 


Continuará …..  

17/septiembre/2019 


Autora: Patricia López  


Medellín  Colombia  



Pagina :Como-Me-Gustaria-Qe-EscuchaRas-Lo-qe-Mi-Corazon-Te-Dice-A-GritOs- 

© todos los derechos reservados



Patricia Lopez

Editado: 16.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar