Mirame

Capítulo 20

Alex Li:

 

Lo que está pasando entre Ethan y yo es algo que me duele mucho, pero sé que sus hijos son muy importantes para un padre. Mis padres no tuvieron mucho afecto a mi, así que me pongo a pensar que a veces desearía tener el amor de mis padres, así que no le puedo prohibir a esos niños el amor de su padre.

Por otro lado, ahora tengo enfrente de mí a Jeft cerca de mi tratándome de besar, no sabía que era lo que quería, pero algo que sí sabía es que amo a Ethan y no lo voy a poder olvidar de un día a otro y menos de la mañana a la noche.

Me alejé de Jeft sin incomodarlo ya que no lo podía besar sabiendo que en mi corazón y en mi mente decía Ethan Connor, no puedo hacerle esto.

—No puedo Jeft, amo a Ethan aunque no este con él —susurré.

—Pero Ethan no estará contigo si sus hijos están de por medio, además Angélica cada vez se acerca más a Connor ¿Tú lo resistirás? —cuestionó.

—Si es así solo estaré aquí por dinero, no me importa tener que soportarlo —murmuré con algo de tristeza.

—Descansa linda cocinera, me iré a dormir —besó mi mejilla.

—Adiós.

Jeft dejó la cocina para dejarme sola en ella.

Si Ethan regresaba con Angélica me iba a doler mucho, pero lo iba a soportar con tal de tener este puesto ya que con el sueldo que tengo puedo ayudar a mi familia, no lo voy a echar a perder por un romance.

Escuché pasos que venían hacia mi, tal vez era Jeft o Steve quienes tal vez se les olvido algo, no se, pero no me tenía mucha fuerza para voltear y mirar quién era ya que estaba concentrada en mis pensamientos.

Sentí unas manos en mi cadera haciendo que me exaltara ya que no sabía quién era. Me di media vuelta y miré a Ethan quien tenía sus ojos algo cristalizados y su mirada triste.

—Te quedó muy rica la comida —susurró.

—Gracias —dije con una linda sonrisa.

—Ven a comer conmigo a la mesa —pidió.

—Lo siento, ya comí —murmuré.

—Entonces siéntate con nosotros —suplicó.

—Ethan.

—Por favor —me miró con una mirada de súplica a la cual no me podía negar.

Asentí con la cabeza haciendo que Ethan soltara una sonrisa de su rostro. Tomó mi mano y fuimos al comedor en donde también se encontraban sus hijos, ese hecho no me agradaba tanto ya que no me gustan los comentarios que esos niños me hacen. Sus opiniones hacen que me sienta mal de mí misma.

Al llegar a la mesa del comedor pude notar que los gemelos comían en silencio devorando la comida —al menos les gusta— pensé. Ethan tomó mi mano para ir al asiento en donde estaba sentado hace un momento.

—Quiero que te sientes en mis piernas—susurró Ethan en mi oído.

—Ethan —me rehusé—. Tus hijos están presentes.

—Lo sé y quiero que sepan tú eres la única mujer a la cual amo y no su madre —murmuró.

—Ethan ya no somos nada —dije.

—Por lo que escuché no.

Antes de poder decir algo o reclamar Ethan me tomó de cadera para que me sentara en sus piernas y sus hijos vieran ese acto. No me gustaba que los gemelos me vieran con desagrado, pero no puedo decir nada por Connor.

Las miradas y el silencio se volvió incómodo para mí, parecía que los niños malinterpretado todo para su corta edad, no los culpo a tener una madre como la que tiene.

—¿Les gusta su comida? —preguntó Ethan a sus hijos.

—Si papi, está deliciosa no como la que prepara mi mami —dijo Manson.

—Pues Alex la cocinó —dijo Ethan orgullos.

—Pensándolo bien esta fea la comida —desechó el plato Mallory.

—Pues a mí me encanta esta comida —opinó Manson—. ¿Sabes hacer pasteles de chocolate? —me preguntó el niño.

—Por supuesto, te puedo preparar uno si quieres —sonreí.

—Tal vez le eche veneno —comentó Mallory.

Y nuevamente los comentarios aparecieron en la mesa. Lo único que me agradó fue que al pequeño le gustó mi comida, ese es un gran avance.



Violett

#28245 en Novela romántica
#4653 en Chick lit

En el texto hay: romances, cicatriz

Editado: 10.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar