Sempiterno

One

Baje del auto y con cada paso que daba sentía como me arrepentía cada vez más. Titubeé antes de tocar el timbre de la casa, hasta aquí podía escuchar el sonido de la música y algunas risas.

No puede ser tan terrible, conozco a todas las personas que están ahí dentro. Me siento como si fuera nuevamente una adolescente, con vergüenza de ir a una fiesta sola.

La única persona con la que aun mantengo contacto desde la escuela es mi mejor amiga ¿y donde esta ella ahora? En cama, ardiendo en fiebre. Canceló en el último momento y por supuesto que no dejaría que yo lo hiciera ¿Cómo es que Valeria logró convencerme?

Solté un suspiro y toqué el timbre, ya estaba aquí y al fin y al cabo no me arreglé para nada. A los pocos segundos la puerta frente a mí se abrió y pude reconocer rápidamente a quien se encontraba frente a mí.

¡Gaby! – exclamo la rubia y se acercó a abrazarme – que bueno que viniste ¿y Valeria? Pensé que vendría contigo.

Se enfermó – ella se separó de mí y le sonreí encogiéndome de hombros – pero envía saludos.

Es una pena ¿Cómo has estado? – me hizo una seña para que entrara y cerro la puerta tras de mí.

Pues bastante y bien ¿y tú? ¿Cómo han estado las cosas?

No puedo quejarme, me gusta mi vida ¿y que le paso a Valeria? ¿Cómo se fue a enfermar?

Siguió haciéndome preguntas hasta que llegamos al patio trasero, donde estaban muchos de los que alguna vez fueron mis compañeros de escuela y también amigos. Saludé a todos y recibí muchos abrazos en el camino.

Soy de aquellas personas que al dejar la escuela nunca quisieron volver. Me gustaba la vida en la universidad, me encontré con gente que compartía mis gustos e incluso algunas costumbres, por lo que me adapté muy rápidamente.

No espere sentirme tan cómoda con mis viejos amigos, en especial después de que quien dejo de comunicarse fui yo, pero la verdad me sentí como si volviera a tener 17 años, rodeada de aquellos con los que compartí gran parte de mi adolescencia.

¿Y bueno Gabriela? ¿en que trabajas? ¿Qué tal es tu vida? – pregunto Miguel, una de las personas con las que más compartí.

Pues la verdad una amiga de la universidad me propuso ser su socia y abrió su propia tienda, trabajamos con diseños totalmente originales y es todo hecho a mano – sonreí orgullosa, la verdad es que me encanta lo que hago.

Seguimos conversando, bebiendo y riendo. Cerca de la medianoche todos nos paramos, corrimos las sillas y nos pusimos a bailar, todos juntos, al igual que hace años. Me sentí joven, segura y con una energía que hace mucho no sentía.

A pesar de que amo mi trabajo, tengo un buen novio y una amiga que esta siempre ahí para mí, mi vida se ha vuelto monótona y simple, algo que siempre quise evitar. Salir y disfrutar una noche fue la mejor decisión que pude haber tomado, gracias Vale.

Luego de una hora tuve que ir al baño, tantos tragos hicieron efecto y mi vejiga estaba a punto de explotar. Debo admitir que estaba un poco mareada, por lo que debía para con el alcohol, por lo menos por un rato.

Luego de hacer mis necesidades me miré al espejo y me sonreí a mi misma. Mi cabello oscuro se encontraba desordenado y el sudor me había corrido el maquillaje, pero mis ojos marrones tenían un brillo que no veía en mi hace mucho. Me estaba divirtiendo y no me había dado cuenta hasta ahora lo mucho que extrañaba estas cosas.

Arregle mi cabello y maquillaje antes de salir del baño. Abrí la puerta y en cuanto di un paso afuera choqué con un cuerpo masculino y bueno, el alcohol hizo su efecto. Me mareé y me fui hacia atrás, pero los brazos de la persona con la que había chocado lograron sujetarme.

Esto es lo más cliché que me ha pasado en la vida.

Y por supuesto, se tenia que poner mejor.

Levante la mirada y mi rostro estaba muy cerca del hombre que me había empujado, alguien que no había visto hasta ahora pero que reconocí de inmediato. La razón por la que me desligue completamente de mis viejos compañeros y por la que en el fondo no quería venir: mi exnovio.



SweetFrani

#18751 en Novela romántica
#3267 en Chick lit

En el texto hay: pasion, reencuentros, romance

Editado: 25.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar