Seres de Sangre Pura

Capítulo Cinco

Nos toma menos de un minuto llegar a mi nueva temporal habitación, es bastante grande, con un diseño muy bonito, de hecho, bastante a mi gusto, paredes color lila suave con decoraciones de unas hojas blancas, nada muy infantil, ni muy adulto, solo bonito, una amplia alfombra redonda en el centro de la habitación, que es el doble que mi antigua habitación, una cama grande con sábanas color grises y beige, unos buenos colores, hay un pequeño baúl en la base de la cama, de madera de caoba, pero al intentar abrirlo, descubro que es solo un banco con forma de baúl.


Mis maletas ya se encuentran en la habitación, al final solo resultaron ser dos, posiblemente Everett las subió mientras estábamos abajo.


—¿Quieres desempacar? —pregunta Valeria mientras se dirige al closet, la sigo y me sorprende encontrarlo con algunas piezas de ropa en él, ropas de mi talla.


—¿Y está ropa? —pregunto mientras saco una percha, es un vestido tipo marinero.


—No lo sé —Valeria se vuelve a la habitación y toma mis maletas con facilidad, dejándolas sobre la cama —, pero esto no tomará mucho.


Me acerco a ella y abro la segunda maleta, preguntándome si Nick ya había preparado esto con anticipación.


—Keira —me llama Valeria así que levanto mi mirada —, entiendo tu relación con Nick, pero quizá debas guardar las formalidades, muchos de nosotros no lo comprenderían y te odiarían mucho más por ello —se detiene por un momento de arreglar mi ropa y me mira fijamente —dime que entiendes la situación.


—Tranquila —le digo, asiento —, trataré de que no pasé con tanto público y de no hacerlo, pero no puedo prometer mucho, si me odian, que lo hagan.


—Quizá no te importa si te odian, pero la reputación de Nick debería hacerlo, tiene un papel que cumplir en nuestra sociedad, así que quizá puedas evitarlo del todo.


Suelto un suspiro y me quedo callada, sé que tiene razón, esa fue una de las razones por las que me alejé de Nick y de mis visitas ocasionales, no había estado aquí desde la última vez que vine y me fui, no iba a volver a este lugar, o eso creí.


Desempacamos en silencio, Valeria me ayuda un rato, luego se ve obligada a irse dado que Arthur ha llegado ya a la residencia, me dice que mañana me llevará a tomar un café y nos pondremos al día de lo que ha sido estos años.


No tardo mucho en terminar de organizarme, respondo unos cuantos mensajes de mis amigos, usando la excusa de un viaje de vacaciones espontáneo, tenía a Javier y a Jules, como mis más cercanos amigos, pero lo cierto es que no era una amistad muy sembrada, así que sé con certeza que terminaré cortando lazos con ellos, el resto solo eran conocidos con quienes pasaba el rato, por lo que no sería muy difícil.

 

Me dejo caer en mi cama, cerrando mis ojos un momento, me tomo unos minutos para mí antes de ir a la habitación de Nick, en esta planta, en la que solo hay tres habitaciones en uso, la mía, la de Everett, y la de Nick, lo cierto es que no tengo idea de cómo estoy en la misma planta que él, por suerte las paredes son bastante insonorizadas, cortesía de la nueva tecnología que han diseñado los vampiros, no es muy difícil seguir escuchando a través de las paredes, pero otorga cierta privacidad. O al menos eso espero.


Anteriormente solía quedarme en una habitación en la planta baja o solía colarme en la habitación de Nick, él no duerme, así que usaba su cama, y él me dejaba, pero eso era cuando fuimos niños, ahora todo es diferente y eso ya no puede ser. Sé que no podía darme una de estas habitaciones porque se supone que esta es la planta de las familias de primer linaje, de sangre pura, es decir, no hay ningún humano en sus árboles genealógicos.


La ventana de mi habitación es muy grande, me permite una bonita vista hacia los bosques y a la lejanía un lago, ya es de noche, el cielo está cubierto de nubes oscuras, estamos en enero, el invierno se va intensificando, por lo que me levanto y cierro la ventana, soltando las cortinas que hasta ese momento no me había dado cuenta que eran de color plateado, con unas decoraciones de estrellas, sin duda está habitación fue preparada con algo de anticipación. Mi dada de baja de la escuela ya estaba planeada desde hace mucho rato.


Sin retrasarme un segundo más, me dirijo a la habitación de Nick, al otro lado de la planta, al llegar no sé si entrar o tocar, si entro podría ser muy inadecuado, me decido por tocar.


—Entra —dice la voz al otro lado, empujo la puerta lentamente y puedo ver a Nick sentado en un escritorio con algunos papeles, en cuanto entro se levanta —, pensaba que iba a tener que ir por ti.

—¿Por qué la habitación en donde me estoy quedando parece que fue preparada con mucha anterioridad a hoy? —no espero una respuesta y le doy una ojeada a su habitación, hace años que no venía por aquí, aunque no hay muchas diferencia, Nick nunca pudo ser un niño, su habitación era demasiado "adulta", lo primero en lo que me fijo es en el refrigerador en la esquina de su habitación, no me sorprende, imagino que allí guarda su alimento, pero si me sorprende no encontrar ninguna en la mía, sin duda fue anticipado.


—No es lo que piensas —dice Nick acercándose a mi lentamente, me empuja hacia el sofá, haciendo que me siente —, no estaba planeando nada antes de hoy, cuando tu padre me llamo.



SweetMariferA

Editado: 01.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar