Zombies el comienzo

Capitulo 2: méxico

Cuando llegue al aeropuerto, en lo único que pensaba, era en cómo habrán tomado mis hijos la noticia, apenas los avía visto y ya los extrañaba.

—Sora, Pitt vengan— dijo Caroline triste

—que pasa— contestaron los dos

—es sobre su padre, tuvo que, salir a mexico—

—quee, es encerio, apenas vino ayer y se fue— dijo Sora enojada y triste

—Y tu no vas a decir nada pitt—

—No mamá, eso es normal para mi—

—Escuchen, el los quiere mucho, solo que hací es el trabajo—

—Si nos quisiera, no se hubiera ido— dijo Sora enojada

—ya me puedo ir a mi cuarto—dijo Pitt

—Ok ya vallanse, solo piensen un poquito en lo que el esta haciendo por nosotros— dijo Caroline

Luego, me marco mi esposa, me dijo que mis hijos, se avían enojado, lo único que quería hacer, era agarrar mis cosas, y ir con ellos, pero ya no se podía, el avión estaba por despegar, cuando subí, me senté a lado de una mujer, pasada de los 70, estaba un poco loca, me dijo que el mundo estaba por cambiar, yo no le hice caso, cuando subí, me advirtieron que, si me sentaba con ella me tenía que aguntarme sus pláticas absurdas, luego recuerdo que me dijo que, me refugiara que el mundo ya no Ivá a hacer el mismo, yo solo la ignore, en lo único que pensaba era en mi familia, trataba de no pensar en mí trabajo, ya que solo si pensaba en mi trabajo, me venían problemas a la mente con mis hijos, paso el tiempo, hasta que la señora se quedó dormida, luego yo también me dormí, después la señora despertó algo extraña, se paró y salió corriendo al baño, yo como buena persona, la seguí y le pregunté que si se sentía bien, ella no me contestó, no me quedó de otra que abrir la puerta del baño, hay estaba ella de espaldas, le toque el hombro, se volteó, y se me avalanzo y me mordió el hombro, lo único que escuche fue una voz diciendo, señor, señor, hasta que abrí mis ojos regrese a ver a la señora y me di cuenta que había Sido solo un sueño, y la voz que me hablaba era solo, una empleada del mismo avión, me dijo que si no se me ofrecía nada, yo le dije que no, que estaba bien, de hay si me quedé dormido y solo, paso el tiempo, desperté cuando ya aviamos llegado a México, bajamos todos del avión, y la señora loca se me hacerco y me dijo.

—esta por cambiar—

—que está por cambiar, que—le dije enojado

—el mundo, está por cambiar, refugiate, refugiate, porque ellos te van a encontrar—

Yo solo la volví a ignorar, hasta que su familia estaba hay, y un señor como de 65 años, me dijo que la disculpara, que estaba un poco mal, yo le dije que no se preocupara, eran como las 9:00 de la noche, México era hermoso, avía gente buena, pero se me quedaban viendo extraño, ya que no avían visto un japonés, gracias a mi buen español me puedo comunicar, luego me quedé en un hotel, era grande, hermoso, y de muy buena calidad, llegue y me acosté un rato en mi cómoda cama, le marqué a mi esposa, y le dije 

—Ya llegue amor, todo bien—

Ella solo se quejó y me dijo—Porque marcas a esta hora—

—O perdón amor solo te llamé para eso, descansa y dile a los niños que los quiero—

—Ok amor descansa, yo les digo—

Luego me quedé dormido, desperté como a las 10:00 am, porque mi teléfono estaba sonando, y era mi hijo le contesté.

—Que pasa, hijo_

—Que pasa, como que, qué pasa, te fuiste—

—Pitt, Pitt, solo es por mi trabajo, ya sabes que los quiero—le dije, agarrando unos papeles.

—Si nos quisieras, no te uvieras ido—Dijo gritando, y colgó el teléfono.

Yo solo me puse triste, pero tenía que ser fuerte, yo sabía que ellos me querían, aunque no lo demostrarán, bueno como no me van a querer si soy su padre, me puse a pensar en la señora loca, que me habrá querido decir, luego tocaron mi puerta, era un señor, me dijo que si no se me ofrecía nada, pero le dije que no, de hay me marco mi esposa, solo nos podíamos comunicar por teléfono.

—Hola, amor, como te va—

—A si bien amor, aunque no sé porque me dijieron que viniera a mexico—

—Bueno pues, eso lo vas a averiguar mañana—

—Si amor, así es que fastidia, como están los niños amor—

—A si bien, Pitt y Sora salieron, por un helado—

—Bueno amor adiós—

—Adios, amor cuidate—colgo el teléfono

Hasta el otro día Ivá averiguar qué querian decirme, aquí en México.

 

 

 

 

 

 



Mario hansel

#1307 en Terror
#1935 en Ciencia ficción

En el texto hay: romance, terror, misterio

Editado: 26.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar