Buenas Noches

Al Aire (23)

Un océano negro…

Un vacío oscuro y siniestro camina hacia ti sin medir su odio, su rabia, su enojo desmedido en contra de mis labios.

Corro…

Me raspo las rodillas…

Mis tendones se quiebran…

Los huesos duelen…

Inhalo… exhalo…

No hay tiempo…

Resiste…

Me subo a su temida ola, ruge como un león, se retuerce como la cola de un basilisco y me amenaza con la fuerza de un misil.

La luz se ha marchado de mis ojos… No veo… Pero…

Tu voz…

He llegado a ti…

Enciendo la esfera… Esa bola refulgente que se adhirió a mi mano como la espada a ese Valiente de David.

Shhhh… Detén ese llanto…

No hay más oscuridad, no devoran como imaginas, no lastiman como tu mente cree…

Parpadea… Acostumbra a tus ojos al brillo de la luz que no se ira de ti, porque otra vez triunfaste, otra vez lograste enamorarla como a cada astro de ti.

Oigo tu suspiro… Es esa tranquilidad que has anhelado.

Ya… Por favor.

No te diré el trato que hice, pero, el océano negro que cargo por detrás de mis hombros no hará alboroto, ya no acosara tu realidad.

Así como la luz se enamoró de ti, ese dragón se decantó por mí…

Ya… No hagas mayor esto de lo que en realidad es. 

Aférrate a ese 1%

(Corta la transmisión y violando toda restricción grita con fuerza)

¡Buenas Noches!



Grecia

#3909 en Joven Adulto

En el texto hay: destino, cartas, amor

Editado: 30.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar