Después del fin

Capítulo 20: En busca de respuestas

Hemos ido con el controlador, claro que después de su horario de trabajo, y nos ha dicho que va a ayudarnos a encontrar las respuestas que queremos.

Nos informó que fuera de la oficina de Los Controladores hay cámaras controlando que solo entren ellos. Él nos ha entregado dos de sus trajes de trabajo. Me lo he puesto y noto la diferencia entre su tamaño y el mío: me queda como manto, terriblemente. El caso de mi papá es muy diferente, para él es pequeño.

Hoy iremos a la hora en que comúnmente entran a trabajar. Me preparo por la mañana haciendo esfuerzos para que el traje no se me caiga.

Tomamos rápidamente el desayuno y vamos hasta allá. Caminamos acompañados del Controlador que está de nuestro lado, simulando ser compañeros de trabajo.

Entramos al lugar muy nerviosos. Ahogamos una risa nerviosa y simulamos.

Al entrar vemos a dos Controladores dentro. Ellos se paran de sus asientos y nos informan que ahora es nuestro turno. Esperamos a que se vayan.

—Estas son las cámaras de la zona alrededor de la Plaza Principal. Los dejo buscando lo que quieran —nos dice el Controlador y quedamos solos.

—Según lo que me dijo, para ver grabaciones pasadas debemos presionar el botón rojo y luego escribir la fecha —informa mi papá.

—Pero no sabemos hacer eso —le recuerdo, y es verdad. Nunca hemos sabido la fecha, solo los días de la semana.

—Yo sí sé

Me asombro ante su respuesta.

—¿Cómo sabes? —le pregunto con una expresión de asombro, o eso creo.

—Willy me enseñó a ver los números, no solo a decirlos. Con eso me enseñó la fecha —me explica mi papá—. Si hoy es 22/6 entonces ayer era el 21/6 —dice mi papá presionando el botón rojo y luego escribiendo unos números en el teclado—. Ahora escribo la hora —sigue diciendo y escribiendo números.

Vuelve a presionar el botón rojo y la pantalla comienza a retroceder rápidamente. Observo la pantalla y me percato de que, a pesar del rápido avance, todo se ve como si estuviera quieto e inhabitado, pasa poca gente.

Después se detiene y avanza de manera normal, solo se ve gente caminando. Vigilo atenta la pantalla procurando poder captar el rostro de mi mamá cuando aparezca.

Ya llevamos bastante tiempo frente a las pantallas. Nuestros ojos se han cansado al igual que nuestra veracidad para ver rostros. De repente veo a una mujer con un niño pequeño. Concentro los ojos en esa luminosa y cegadora imagen en la pantalla y logro captar en esa mujer el rostro de mi mamá.

Busco con la mirada a mi papá. Quiero ver su expresión de esperanza al verla, pero, en vez de eso, lo veo durmiendo.

—¡Papá! ¡Despierta! —le grito. Él despierta, se refriega los ojos y se repone.

—¿Qué pasó? —pregunta, perplejo.

No digo ninguna palabra, solo le señalo la pantalla. Él la observa de reojo hasta que la encuentra.

—¡Ahí está! —grita alegre.

—Sí, sí. Ahora debemos observar lo que pasó —le ordeno. Vamos observando la pantalla, poniendo atención a su camino, viendo lo que hacen y escuchando lo que conversan.

Van dando vueltas por la Plaza hasta que unas personas se les acercan. Son algunos adinerados y... ¡mi abuelo! Me sorprende terriblemente verlo, al igual que a mi padre, quién abre la boca y los ojos en asombro

Se están acercando a ella. Todo está en un momento culmine cuando la grabación se corta. Quedamos en unos segundos de silencio mientras asimilamos lo que acabamos de ver.

—¿Qué pasó? —pregunto para romper el silencio.

—No tengo idea —responde mi papá con una expresión de tanta frustración que me duele—. ¿Qué habrá ocurrido?

—Quizá fue el abuelo el que la mató —digo y me arrepiento inmediatamente de haber supuesto eso de mi abuelo.

—Vamos —me ordena mi papá tocando un botón verde.

Inmediatamente vamos a avisarle al Controlador que, supuestamente, ya vimos todo y que fue mi abuelo. Él nos entrega otro objeto que electrocuta para, según él, poder controlar al abuelo. No creo ser capaz de electrocutarlo.

Vamos saliendo, disimulando ser Controladores y mostrando el objeto que electrocuta.

Caminamos a la casa de Willy.

—¿Por qué se habrá cortado la grabación? —pregunto desconcertada mientras mi papá toca 3 veces la puerta trasera.

Willy nos abre antes de que mi papá pueda contestarme. Queda al frente de nosotros, sin hacernos pasar.

—¿Y? —pregunta Willy.

—Se cortó la grabación —me apresuro a contestar.

Él queda perplejo.

—¿Cómo? —pregunta.

—Estábamos viendo a Sofía pasear con mi hijo por los alrededores de la Plaza Principal cuando se aproximaron a ella unos adinerados y el abuelo —dice mi papá destacando la última palabra. Willy va procesando todo lo que mi papá acaba de decir—. Iremos donde el abuelo y lo controlaremos para que nos dé respuestas —dice finalmente mi papá mostrando el objeto que electrocuta que recién nos entregó el Controlador de nuestro lado.

Willy asiente y nos deja pasar.

Al entrar me asombro al ver que el lugar está casi vacío, solo están Nancy, Willy, mi papá y yo. Creo que Nancy nota mi extrañeza porque me habla sobre eso.

—Los demás están en las otras comunidades ayudando a cavar los agujeros que aún no están listos

—¡Ah! OK —le digo y asiento.

Voy al baño a cambiarme de ropa. Mi papá va al otro baño a hacer lo mismo.

Cuando salimos nos despedimos de las dos personas que están ahí, pidiéndoles que nos deseen suerte. Ellos no lo hacen, pero, aun así, siento que la suerte está de nuestro lado.

Nos aproximamos a la habitación en que alguna vez vivimos. Me fijo en la mano de mi papá, la que lleva el objeto que electrocuta, la cual oculta cuando ya casi llegamos.

Al estar frente a la puerta mi papá la toca 3 veces. Mi tía abre, con su expresión de enojo de siempre.

—¿Qué hacen aquí? —nos pregunta de forma brusca, mirando, ahora, con expresión de odio. Eso no me sorprende: siempre ha odiado a mi papá.



the_icegirl

Edited: 19.07.2019

Add to Library


Complain