Niñera para el C.E.O.

Prólogo:

Haber laborado como niñera de periodo completo en una de las más sobresalientes empresas de Noruega, me hizo lograr un excelente prestigio, inclusive, fui la empleada del mes. Sin embargo, sostuve un inconveniente que me costó todo aquello que había logrado.

Y aquí ando, viendo un cartel que solamente me dio dolor de cabeza, ¿cómo es que no vi ese apartado en letras rojas antes de ir corriendo a querer ese empleo y ser la "afortunadamente no agraciada"?, esto es un exorbitante embrollo, del cual, no estoy encontrando la más leve escapatoria. 

¡Por torpe, despistada y por estar viendo los pájaros en el aire!

«Bien hecho, Xien, otro triunfo, tanto te decía tu madre que dejaras de vivir en tu mundo de rosado fucsia»

Mi mente, tan precisa y confortante, como siempre—.

Amo a los niños, cuidar de ellos y enseñarles, no obstante, ¿ahora que efectúo con ese C.E.O. que se empeña en atribuirme unos cuidados fuera de ello?

Y es que no… literal si estaba pactado, pero yo ¡no lo leí!

Ese empresario tiene una notoriedad impecable en los negocios, pero me preocupa que en su hogar o con empleados sea todo lo contrario. 

—Qué situación tan compleja—. Debo cuidar dos niños traviesos que me sacarán canas verdes a mi corta edad y… encima, tengo el cargo de cuidar a un empresario millonario, soltero y con dos hijos… 

«Todo por no detenerme a leer, alucinante»

¿Me podré deshacer de la cláusula tan exclusiva que había conciliado en el contrato de empleo?, ¿Saldré limpia de cuidar a un hombre de 34 años con una de las más colosales influencias del país?, no creo… al menos no tan rápido.

Xien… aprende de tus errores, Debiste interpretar bien antes de tomar el cartel, controlar tu euforia por tu desempleo y ver las letras rojas y pequeñas que decían:

"Se solicita joven con experiencia para cuidar dos traviesos niños, y si es posible… un adulto, por favor".

Y es que me emocioné porque la hermosa parte de 'joven con experiencia para cuidar dos niños traviesos', la tengo, no obstante… ¿De dónde sacaré el cuidar a un adulto millonario?, de fortuna puedo cuidarme yo. 

Por tu manera de no detenerte a analizar las cosas, perdiste tu empleo y, sin duda, ahora comienza tu peor martirio.

—Mi conciencia, siempre tan sugestiva y alentadora—.

Ahora, es mi turno de seguir y… abstenerme de las consecuencias por mis actos impetuosos.

Para mí, ahorrar, nunca fue una opción y con esto que gane, tendré que buscar un buen abogado. 

Justo así, por tonta.

 



#12272 en Novela romántica
#2282 en Chick lit
#7120 en Otros
#1136 en Humor

En el texto hay: niños, multimillonario, amor dolor romance

Editado: 30.11.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.